El papel de la interoperabilidad en la fábrica digital

El mundo es cada día más y más digital, pero el nivel de digitalización de los diferentes sectores es muy heterogéneo. La industria de la chapa es claramente un later adopter. Pero incluso en estos sectores más reacios al cambio existen niveles de digitalización. Dependiendo de cuestiones como el tamaño de la compañía o el mercado en el que se opera, puede haber más o menos barreras para comenzar el proceso de digitalización.

Conceptos como la Industria 4.0 o el advance manufacturing se concibieron en los 80 para jugar un papel importante en el camino hacia la fábrica digital. Estos conceptos se establecieron para ser claves en la adaptación de la industria a las necesidades del clientes, la mejora de los procesos productivos y la asignación más eficiente de los recursos disponibles.

Digitalización, automatización y transformación digital

Pero empecemos por el principio, hablando de tres conceptos que a menudo se utilizan como sinónimos: digitalización, automatización y transformación digital.

La digitalización se puede describir como el proceso de convertir información no digital en datos digitales. Ejemplos bien conocidos de este proceso serían la conversión de las comunicaciones escritas en correos electrónicos, o de los diseños hechos a mano en diseños CAD ((computer-aided design).

La automatización es la manera en la que la tecnología de la información o las máquinas se utilizan para asumir tareas repetitivas. Esto confiere a las personas la posibilidad de centrarse en otras actividades claves para el negocio. La ingeniería industrial y la robótica están haciendo accesibles a todos los usuarios esta automatización.

Y finalmente, la transformación digital es un proceso que va más allá de la implementación de tecnología, implica un cambio más profundo del modelo de negocio y la evolución del trabajo.

Es necesario digitalizar y automatizar las compañías para prepararlas para su transformación digital. Para alcanzar el ultimo nivel de digitalización que te permita llegar a transformarte digitalmente, necesitas incrementar paso a paso tu madurez digital.

Hay dos cosas que una compañía necesita para convertirse en digital realmente: tener sistemas especializados para las necesidades de su negocio y optimizar procesos gracias a la interoperabilidad entre los diferentes sistemas.

Claves para conseguir una fábrica digital

La mayoría de las compañías que declaran hacer realidad la fábrica digital, en realidad están centradas en la automatizando o digitalizando, gracias al desarrollo de software. Hay dos cosas que una compañía necesita para convertirse en digital realmente: tener sistemas especializados para las necesidades de su negocio y optimizar procesos gracias a la interoperabilidad entre los diferentes sistemas.

Pensemos en un miembro del equipo de ventas intentando mandar una oferta a un cliente. Si todos los sistemas de su compañía interoperan entre sí, tendrá la posibilidad de acceder al CRM y visualizar los diseños que deben ofertarse. El Sistema le propondrá el proceso de producción que debería llevarse a cabo, estimará los materiales que consumirá y el tiempo que tardará en ejecutar el pedido. Será capaz de implementar de manera automática las políticas comerciales que se hayan establecido para ofrecer el mejor precio posible a ese cliente concreto. Podrá incluso tener una visión general de la carga de trabajo para las próximas semanas lo que le permitirá planificar la ejecución del pedido. Con toda esta información será capaz de establecer los precios teniendo en cuenta no solo el producto, si no todas estás variables. Obtener esta información para realizar una oferta en estas mismas condiciones en caso de que sus sistemas no estén interconectados le llevaría mucho más tiempo, incluso días.

La idea clave es la interoperabilidad. Necesitas que los sistemas interoperen para rellenar los huecos de información y que está fluya en los diferentes niveles del negocio. Hasta ahora conseguir esta interoperabilidad era muy complicado y costoso, por lo que solo las grandes compañías del sector podían acceder a este nivel de madurez digital. Una compañía digitalizada debe tener la certeza de que sus sistemas están conectados e interoperan entre si, esto supone una ayuda fundamental en la toma de decisiones del negocio. El reto ahora es conseguir universalizar esta interoperabilidad a las pequeñas y medianas empresas del sector.

Post relacionados

Del ERP al DOP. Evolucionando para hacer frente a nuevos retos

Asier Ortiz

10 Mitos sobre la digitalización en sector de la chapa

Corporate Communication

La industria de la chapa y el software. 50 años de evolución

Corporate Communication

Dejad que jueguen

Asier Ortiz

It’s a long way to the top

Jesús Martínez

Under Pressure

Jesús Martínez